Cuántos de nosotros no recordamos con cariño aquellas tardes en las que las compras eran toda una odisea que podía llevarnos prácticamente todo el día, ya sea probándose ropa, platicando con nuestros amigos, tomando un helado, viendo curiosidades en boutiques o sencillamente caminando por las tiendas.

Con la llegada de la vida digital, buena parte de esa magia cambió de sitio. Y no es que haya desaparecido, simplemente se ha movido de lugar. Aquellas tardes que nos hacían sentir bien, frescos, elegantes e icónicos no han desaparecido. 

Y una de las muestras de que lo maravilloso de la vida siempre regresa a nuestra vida de forma mejorada, la tenemos en el nuevo motorola razr, que recupera ese legendario look plegable, con todas las sorpresas y cualidades de un smartphone de nuestros tiempos, potenciando la reinvención de un clásico de forma sencilla, práctica y ultra elegante, con mucho estilo. 

Aquí ocho cosas que puedes hacer con tu motorola razr para recuperar la magia de toda la vida. La moda y las compras nunca habían hecho tan buena mancuerna con un smartphone.  

1. Encuentra tu look perfecto. No más colores que se veían de un tono pero en realidad eran de otro. Adiós también al tiempo desperdiciado. Encontrar la prenda y el look de referencia que queremos ahora es más sencillo. Nuestro motorola razr, gracias a su pantalla Quick View interactiva podemos hacer zoom a las fotos sin perder la definición, así como comparar, hacer combinaciones y dar con el outfit ideal. 

2. Comprar de forma segura y de diferentes maneras. Cuando compramos por internet a través de nuestro smartphone suele haber una cosquilla que nos dice “apúrate” pero también debemos estar concentrados a la hora de ingresar números de tarjetas, acceder a apps de pago o verificar bien nuestra orden para estar tranquilos de que estamos haciendo una compra segura. 

Gracias a su diseño y tamaño idóneo, cuando desplegamos la pantalla de nuestro motorola razr podemos tener una página completa, lejos de cualquier touch accidental que nos saque o haga repetir el proceso, teniendo la certeza que por la parte de nuestro smartphone todo fluye de maravilla. Con tarjeta, puntos, apps, pre configuraciones seguras. Esa compra es nuestra.   

3. Localizar el hotspot más cercano. Sin la necesidad de abrir la pantalla plegable, en tu motorola razr puedes obtener indicaciones para llegar a un lugar, gracias a una brillante interfaz que te permite responder mensajes e incluso jugar mientras llegas o esperas. 

4. Administrarte de mejor forma. Gracias a sus herramientas y alto desempeño, gracias a su procesador Qualcomm Snapdragom 765, puedes tener abiertas diversas funciones y apps de monitoreo de tiempos, calculadora, búsquedas o administradores de recursos, enfocándote en tu compra.

5. Hacer más disfrutable la música. Reconocido como uno de los smartphones que mejor se adaptan a nuestro estilo de vida, el motorola razr piensa en tu estilo y gusto desde el embalaje mismo, siendo un elegante soporte en el cual puedes colocar tu razr para amplificar tu música favorita. Incluso cerrado, a través de su maravillosa interfaz puedes cambiar los tracks. 

6. Encontrar la mejor oferta en minutos. ¿Piensas que está más barato en otro lado? Sencillo, saca tu razr, despliega y haz una búsqueda veloz, simultánea en instagram, palabras claves. Un smartshopper siempre recurre a comparar modelos y precios antes de agregar al carrito. 

7. Saber si te lo llevas o no. Un vestido puesto, unos jeans en la mano, una blusa con gancho en nuestros dientes, y en la otra nuestro motorola razr. ¿Dudas de tu look o la prenda? Toma una foto con su poderosa cámara de 48 MP con estabilizador óptico, envíala a tu amiga de mayor confianza y escríbele. Sabes que puedes confiar en ella que conoce tu gusto. Por la batería ni te preocupes, ya que puedes pasar un día entero sin recargar y luego vuelve a cargar rápidamente con su cargador TurboPower.

8. Reconectar con aquello que te hace sentir especial. En cierto modo, el motorola razr ha mejorado lo bello del pasado y ha traído de vuelta la magia de sorprendernos, charlar, movernos y pasar la vida con el mejor de los estilos, el nuestro.