Así como uno jamás le negaría el título a Oaxaca como la capital del taco, o a Quiroga, Michoacán como cuna del verdadero taco de carnitas, históricamente no hay duda y competencia de que el mejor taco callejero de México habita en la diversidad y fascinación de su ciudad. 

Los chilangos comemos tacos casi de la forma en la que confiamos en nuestra familia o amigos más entrañables. Si el puesto es de dudoso aspecto y uno lo visita por primera vez, la costumbre marca “dos de suadero” para empezar. Si este primer par es buena, habrá que descansar y pedir más. Esta tradición viene en buena medida de la vista, ahí donde el amor y la comida se parecen muchísimo, tanto que no podríamos decir qué fue primero. 

Y si aquilatar los mejores momentos que nos indiquen que de nuestra vista también el amor a la comida es algo que hoy nuestros teléfonos celulares ya pueden documentar, guardar, incluso socializar y poner al alcance de otros, el tomar las mejores fotos de tacos de la ciudad requiere de una cámara a la altura, misma que dentro de la familia Motorola, la cámara del moto g60 o el moto g100 son dos grandes aliados de los fotógrafos citadinos en busca de congelar el pastor perfecto, la maciza más jugosa, así como la emocionante diversidad de los guisados. 

Reconocido como uno de los primeros smartphones del mundo en poseer un nuevo y potente procesador, el Qualcomm®Snapdragon™ 870, el moto g100 permite incluso integrar diversas apps enfocadas a perfeccionar nuestras imágenes, gracias a sus 8 GB de nueva generación, el cual es terreno fértil para guardar las mejores fotos, así como nuestros videos y películas favoritos, incluso juegos y música con su almacenamiento de 128 GB, a lo que se suma su cámara, el protagonista que captura ese suculento manjar de la CDMX. 

Así, sin importar si el taco es de harina o de maíz, con o sin piña y copia, verde o rojo, nuestro moto g100 logrará captar su suculencia apetecible aspecto, gracias a su cámara cuádruple que captura más detalles en cada toma con el sensor de ultra alta resolución de 64 MP, acompañado de una sensibilidad a la luz cuatro veces mayor a la habitual, lo cual nos brinda los mejores resultados en condiciones de poca iluminación gracias a la tecnología Quad Pixel, la cual resulta en imágenes nítidas y brillantes, esto sin contar su gran angular que brinda una apertura mayor, una visión macro que nos acerca cinco veces más a los detalles mínimos y un fascinante sensor de profundidad que mejora la complejidad de tus imágenes. 

Por su parte, y en nuestra búsqueda de los mejores “ojos móviles” para captar al taco de oro, descubrimos que los campechanos, los de cabeza e incluso los más exóticos lucen de forma única bajo la tecnología de un moto g60, el cual nos ofrece detalles increíbles, gracias a su poderoso sistema de cámaras de ultra alta resolución con 108 MP1, que lo hacen el mejor de su clase. ¿Lo mejor? Más tiempo para capturar más tacos, ya que si queremos usar nuestro smartphone por más tiempo, está resuelto: el moto g60 dura hasta 54 horas con tan solo una carga.

Ahora bien, hicimos nuestra lista para salir a la casa de sólo los 10 mejores tacos de toda la Ciudad de México, para demostrar que de la vista nace el amor. ¿Ustedes cuáles agregarían?

1. El Vilsito

Dicen los que saben, entre secreto a voces y pronunciamientos de acaloradas discusiones, que la colonia Narvarte es la meca del taco chilango, sobre todo si hablamos de un pastor perfecto como los que se facturan en esa oda a los locales bizarros de avenida universidad. 

El fuego inagotable de sus tres trompos hace que el comensal espere su turno de forma respetuosa y contemplativa. El lugar perfecto para poner a prueba los sensores de la cámara de nuestro moto g100 para mayor nitidez. 

2. Los Cocuyos

La vida nocturna del centro histórico capitalino de las últimas dos décadas, sumado al prestigio de los foodies recientes y la consecuente visita del enorme Anthony Bourdain, hicieron de Los Cocuyos una leyenda viva del taco, desde un local pequeño y casi siempre abundante de público, que lo mismo atiende el menú clásico de suadero, tripa, longaniza y pastor que los de cabeza y sus derivados. Una joya que de fotografiar en nuestro MOTO, dan ganas. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Don Bruno (@aruzenchinjindesu)

3. El Abanico

Les decimos de cariño “Los Abanicos” o El Gran Abanico, sin siquiera ponernos de acuerdo en primero que pedir, si uno de maciza, de surtida o de buche…¿qué tal de cuerito? Lo cierto, y en lo que sí nos podemos poner de acuerdo es que si de taco de carnitas se trata, un arte por cierto siempre imitado jamás igualado, los que salen de los cazos del templo carnívoro ubicado en la avenida Tránsito de la Delegación Cuauhtémoc suben las cosas de nivel, invitándonos a capturar el momento con nuestro moto g60, en una experiencia gastronómica casi estética. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Daniel Alvarado (@dvniel_25)

4. Tacos Hola

Para vivir en una de las colonias menos relacionadas con los tacos, los tacos Hola o “El Güero” son prácticamente amos y señores del taco de guisado de cazuela de la Condesa, siendo la delicia de quienes prefieren variedad, colorido y sabores distintos. ¿Los favoritos? De hígado, papa con chorizo o salchicha, siempre acompañados de arroz, frijol y/o queso, y las ya inconfundibles salsas y cebollitas curadas con habanero. Cada taco es digno de inmacularse con una foto de nuestro MOTO. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Amigordo (@amigordo)

 5. Tacos Manolo

Sólo una cámara como la de nuestro moto g60 podría captar de forma espectacular, gracias a su ultra gran angular, un manjar tan partícular como bien lo puede ser el “Manolo en Árabe” o los “Volcanes Manolo” de Luz Aviñón, en la colonia Narvarte también. Haz un acercamiento detallado con tu smartphone para captar la belleza y aspecto jugoso de la carne especial Manolo, la cual incorpora cebolla, bisteck y sazonadores clave para lograr un sabor y consistencia suave, además de mezclarlos y potenciarlos con su queso derretido, delicioso, y sus distintas salsas que los dotan de sabores, picores y aspectos únicos en su tipo. 

6. Tacos Chupacabras

“Si quiere de res, aquí es. Si quiere de potro, allá con el otro” versa el adagio del reubicado puesto de colonia Xoco, en Coyoacán, un clásico de la vida nocturna chilanga y de los amantes del misterio, el riesgo y la barra libre de complementos. Venir a tomar fotos es también no resistirse a los frijoles, nopales o papas de cazuela en nuestro taco predilecto. ¿El arma secreta de la casa? El icónico “Taco Chupas” de tres ingredientes y especias secretas. 

7. Los Abogados

Una de las bondades de nuestro moto g100, inteligente por dentro y por fuera, es que su diseño y tamaño permite sostenerlo con una mano para tomar la foto, y con la otra levantar una de las delicias de la zona de Aragón, cerca de Oceanía y el Circuito Interior, ahí en donde Los Abogados es la clave temprana de los amantes de un buen taco de cabeza y no precisamente de una asesoría legal. 

Aquí, la experiencia exótica y gourmet, poco lograda en la CDMX como se experimenta acá tiene un especial cuidado de las formas y tradiciones en los detalles, sin mover un ápice la oferta inicial de su éxito por décadas: una salsa verde equilibrada, un taco de lengua limpio, suave y supremo, además de sesos y distintas partes en el justo medio perfecto del vapor y frescura que sólo la cebolla blanca troceada y el cilantro abundante pueden brindar.  

8. Tacos Tony

Justo en la zona de mayor éxito taquero de la Narvarte, pegado a su competencia El Vilsito, Tacos Tony complementa desde un sentido mucho más crudo y osado el triunvirato taquero junto con tacos Manolo. Sólo que acá, el suadero es en grandes trozos y mucho más dorado, la longaniza es un manjar cuidado de provincia y su selección de cabeza es un consentido de los conocedores, quienes devoran los pocos de lengua que llegan a la casetita de Avenida Universidad.  

El gran secreto, placer y tortura culinaria, de Tacos Tony es su gran abanico de salsas, 4 para ser precisos: todas con habanero y en donde la lógica del picor parte del picoso soportabla hacia arriba, en tonalidades verde intenso y pálido, roja y roja casi negra. Una joya de la CDMX que podemos fotografiar casi a cualquier hora del día. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tacos Tony (@tacos_tony_oficial)

9. Los Milanesos

La joya de la corona de Olivar de los Padres, y todo un orgullo culinario de toda la zona aledaña a San Ángel, San Jerónimo, Marquesa y geografías aledañas en subidas estrechas del sur. Los Milanesos han logrado una proeza que es casi herejía y osadía para la gastronomía callejera chilanga: hacer de un menú tan limitado y fuera de la norma, una leyenda viva. 

Casi nadie rebasa la porción de dos tacos, ya que vienen muy bien servidos y a los cuales se les puede agregar una salsa a la que hay que tratar con cariño. La opción es sencilla: ¿de milanesa o campechano con jamón y queso? Sin artilugios pero sí con mucho sabor, los milanesos son el objetivo claro de la cámara de nuestro moto g60, para poner a prueba nuestros recientes conocimientos fotográficos de profundidad de campo, primer plano y belleza sin filtros, gracias a su lente de ultra gran angular de 118º, el cual captura lo que ven nuestros ojos con un área de visión cuatro veces más amplia que una toma normal. 

10. Las Muñecas

Al final, pero no por ello menos importante, se encuentra Las Muñecas, un secreto bien guardado en el mero corazón de Santo Domingo, en Coyoacán. Atendido por mujeres, este establecimiento se destaca por sus porciones generosas, así como una variedad de menú, que aunque aparentemente luce limitado, su precisión es casi tan honorable como su  singular sazón, el cual es difícil de atesorar sin experimentarlo en carne viva, mantiene intacta esa relación de amor eterno que surge con el antojo y la mirada: ¡Una foto, por favor! 

Con la influencia norteña en sus copiosas opciones de tortilla de harina, caliente y deliciosas, además de suavecitas, Las Muñecas tiene nuestro talón de aquiles en la longaniza y el bistec, pero sobre todo en su amplia gamas de salsas que transforman los tacos en verdaderas travesías del sabor, gracias a las icónicas Muñecas de suadero, cochinita, chuleta, bistec y pechuga. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Israel Valeriano (@d3strucc10n)