Desde hace dos décadas, aproximadamente, vivimos un boom excepcional en torno a la comida, los mejores chefs hoy son las nuevas celebridades, las series gastronomitas están en el top de las preferencias y la creatividad culinaria parece no tener límites y nos sigue sorprendiendo. Sin embargo, a la par de las deliciosas fusiones o reapropiaciones de los mejores platillos del mundo, también vivimos en los tiempos del “caro y no tan sabroso”, del servicio deficiente y del famoso “gato por liebre culinario”.

Detrás de la comida orgánica, los platos rústicos y el merendero chic con aspecto vintage puede haber una carne producida masivamente, un sabor genérico o porciones risibles. Sin embargo, gracias a nuestro MOTO, ciertas apps y criterios de búsqueda nos podemos convertir en el comensal inteligente, que conoce a detalle y se sirve de las herramientas digitales para conocer mejor el local de moda. 

Estos consejos te salvarán de una sorpresa y mal momento a la hora de visitar el bufete de moda, pero también a encontrar los mejores precios con los lugares más singulares. Toma nota.  

Descarga TripAdvisor. Ya sea que estés de viaje o en una cevichería casual cerca de tu casa, TripAdvisor en tu MOTO es hoy por hoy uno de los mejores referentes para conocer el ranking y prestigio del lugar en el que vas a comer. La seguridad de estas evaluaciones proviene de comentarios hechos por usuarios como tú, haciéndola una app completamente útil y de gran referencia. Si esa hamburguesa tiene sólo una estrella y más de 200 comensales se quejan del servicio: ¡Ahí no es!

También puedes encontrar reseñas honestas de usuarios en Google Maps o en OpenTable.

Compara. ¿Antojo de comida griega?, ¿cuál es tu presupuesto?, ¿está lejos o cerca? El comparar opciones con estos y otros parámetros nos ayuda a decidir mejor. Muchas veces nos dejamos ir por las recomendaciones en medios y al llegar nos encontramos con sorpresas: locales pequeños para festejos numerosos, mal servicio o un menú menos completo, así como un ticket promedio elevado y que en otro lugar pudimos aprovechar mejor. 

En tu MOTO puedes abrir tu bloc de notas y apuntar estos elementos para decidirte por la mejor opción: ticket promedio, sabor, reseñas positivas, ubicación, etc. 

Las reseñas importan. Con una búsqueda sencilla en tu MOTO encontrarás las reseñas pertinentes sobre ese local o restaurante al que vas, algunos con espléndido lujo de detalle y pertinentes en sus descripciones. Frescura, servicio, tiempos, menú y tipo de experiencia. Entre más información tengas, mejor decidirás el lugar a disfrutar. 

Toma buenas fotos y compártelas en redes. Nada como registrar el momento, los platillos con la mejor presentación y la experiencia única de visitar un lugar delicioso con una buena cámara, con la más reciente tecnología en su tipo. Más allá de presumir o compartir tu comida en la red, estás invitando también a generar comentarios al respecto, intercambiar opiniones (“yo ya fui, pídete la especialidad de la casa…”), pero sobre todo a ubicar de forma más precisa los lugares que más valen la pena. 

Guíate por tu gusto. Hay una frase recurrente que dice: “escuché la opinión de todos, pero al final tomé mi propia decisión”. El mejor juez de un restaurante eres tú, e independientemente de las mejores reseñas, calificaciones y rankings, no habrá manera que disfrutes de un buen grilled cheese sandwich si no eres tan fan del queso. 

Cierto, existe la posibilidad de que tu curiosidad y arriesgue sean recompensados con un manjar, pero tu gusto siempre será la mejor guía para probar los mejores platillos, tener el servicio que te mereces y la experiencia que más te convenza. ¡Provecho!