Sabemos del gran esfuerzo que implica ponerse en forma, hacer ejercicio y/o mantener nuestra dieta o buenos hábitos en equilibrio. Uno de los grandes desafíos al respecto apunta su luz de riesgo a los fines de semana, viajes de trabajos, compromisos familiares, pero sobre todo a las vacaciones.