Por mucho tiempo se extendió la idea de que la fotografía profesional, ahí en donde sólo habitó el conocimiento técnico y el manejo especializado de la luz por décadas enteras, a la par de costosos equipos profesionales diseñados para capturar los momentos e imágenes más fantásticos.