Junto con nuestra huella digital, el rostro es uno de los rasgos distintivos naturales que nos dan singularidad y distinción frente a los demás. Por fortuna, aunque nos parezcamos mucho, ninguna cara es exactamente igual a las demás y eso ha venido a aliviar notoriamente los temas de identificación y seguridad, en cuanto a la tecnología se refiere.