Los teléfonos juegan un papel protagónico en nuestras vidas, nos conectan como nunca antes, y tienen la capacidad de empoderar a la próxima generación de pensadores, innovadores y generadores de cambios.