En la actualidad los niños entran en contacto con la tecnología y se adaptan a ella con mayor naturalidad a edades cada vez más tempranas. Es normal que pequeños de dos años nos sorprendan al utilizar un smartphone o una tablet mejor que un adulto mayor.