Después de un tiempo de uso, nuestro smartphone comienza a recordarnos que es hora de actualizar el software y las aplicaciones. En el rush del momento, el trabajo, un juego, serie e incluso un chat, solemos decir “después, luego lo actualizo”. Sin embargo, ese día nunca llega y nuestro teléfono comienza a darnos sorpresas.